Volvió a funcionar el tren que une a la Argentina con Paraguay

115
Une Encarnación con Posadas. Estuvo dos años inactivo por la pandemia de Covid-19. También se reanuda el servicio de carga que abaratará los fletes.

El servicio de tren de pasajeros entre las ciudades de Encarnación (Paraguay) y Posadas quedó reactivado luego de dos años de inactividad como consecuencia de la pandemia de Covid-19, informaron en Asunción autoridades de Ferrocarriles del Paraguay SA (Fepasa).

Los trenes pasan cada 30 minutos en ambas direcciones y la capacidad máxima del ferrocarril es de 280 pasajeros por viaje, siendo el costo del boleto en el lado paraguayo de 28.000 guaraníes (a razón de un dólar por 6878,3 guaraníes), equivalente a unos 575 pesos argentinos.

El tiempo estimado en cruzar de una ciudad a la otra es solamente de 10 minutos, lo que significa un ahorro importante de tiempo, ya que el paso vehicular por el puente internacional San Roque González de Santacruz puede demorarse hasta dos horas.

En declaraciones a los medios de prensa, el presidente de Fepasa, Lauro Ramírez, destacó que la reactivación de este servicio representará un alivio para el tránsito comercial y turístico en la zona, tanto para los que vayan desde Paraguay como para los que deseen ingresar al país.

Señaló además que ayudará a dinamizar el movimiento de personas y por ende la economía de ambas ciudades fronterizas, considerando que día a día ingresan turistas al lado paraguayo y los paraguayos cruzan al lado argentino para realizar compras, entre otras actividades.

Sobre la modalidad de compra de los pasajes, el funcionario informó que los mismos se venden a través de una aplicación móvil identificada como Dimo, y que luego cada boleto se imprime con un código QR de validación.

Comentó que los viajes inician a las 06:30 horas en lado paraguayo y a las 07:30 en la Argentina, atendiendo a la diferencia de horario que existe actualmente entre ambos países.

Señaló que una de las novedades a ser implementadas será la aplicación de dos controles migratorios, uno en la cabecera del puente en el lado de Paraguay y otro en la cabecera del puente del lado argentino.

El viaje inaugural se realizó este lunes a las 10:30 hora paraguaya, con la presencia de autoridades nacionales y locales, mientras que la frecuencia normal comenzaba a funcionar a partir del martes 13 de septiembre.

El restablecimiento de este servicio internacional de pasajeros fue el resultado del esfuerzo conjunto entre Fepasa y la Sociedad Operadora Ferroviaria del Estado de la Argentina, resaltó Ramírez.

El transporte de carga abaratará los fletes un 40%

Pero esta noticia tiene su correlato en la reactivación del transporte ferroviario de cargas entre ambos países, destinado a abaratar los fletes hasta en un 40 por ciento, según destacó una autoridad argentina entrevistada por un medio extranjero.

«Se vuelve a arrancar con una carga de arroz. Es un inicio, abrir una puerta que estaba cerrada para que más adelante recibamos ofertas. Ya estamos teniendo un montón de llamados de empresas cerealeras para poder tener una oportunidad más de transportar su mercadería y que el tren sea otra oportunidad», dijo a Sputnik el gerente de la línea Urquiza, Mario Arellano.

El viaje de reactivación de la línea de cargas fue el 7 de septiembre, y unió las ciudades de Posadas, en la Argentina, y Encarnación, en Paraguay, a través del puente internacional San Roque González de Santa Cruz.

La traza atraviesa las provincias de Misiones, Corrientes (noreste), Entre Ríos y Buenos Aires (este), y con el tramo que une con Encarnación, suman un total de 1.500 kilómetros de vías operativas por las que se transportan piedra, raleo, cemento, pasta celulósica y cereal.

Para cumplir con la demanda se necesitan 15 locomotoras y casi 1.000 vagones y se cuenta con una dotación de 571 trabajadores en la línea Urquiza, que tiene su cabecera principal en la estación Lacroze, del barrio Metropolitano de Chacarita, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

«Se tenían muy pocas máquinas, teníamos cuatro locomotoras y hoy tenemos un parque de 19. En otras gestiones llegamos a ser 400 empleados, pero con esta reactivación ya somos 571 empleados. Este crecimiento genera puestos de trabajo además de que los pequeños productores pueden tener una mercadería competitiva. Todo se va reactivando de la mano del FFCC», comentó Arellano.

Actualmente la producción que transporta la línea mesopotámica supera las 40.000 toneladas mensuales cuando en 2019 apenas alcanzaban las 20.000.

De momento, el servicio recorre 1.000 kilómetros desde Zárate a Encarnación, informó al medio ruso Sputnik.

«Sabemos que tenemos algunos lugares críticos, con precauciones, pero estamos circulando bien y a tiempo que los clientes exigen. Hoy estamos a la máxima capacidad operativa y somos realistas de que tenemos que tener inversión en vías y estamos en vista de que levantemos tres locomotoras más el año que viene», advirtió el funcionario.

Es por ello que el Gobierno argentino despliega obras por 600 millones de pesos (4.200.000 millones de dólares) en mejoramiento liviano de vías en los sectores más críticos, en la provincia de Entre Ríos, que hasta este 8 de septiembre estaban completadas en un 30%.

En términos simbólicos, la reapertura de ramales es una política muy celebrada en Sudamérica, que remonta a las épocas más gloriosas de la economía local y que, en el contexto actual se vuelve fundamental para equiparar la balanza comercial de los países en cuestión, anotó Sputnik.

«Éramos terceros en el mundo y en la Argentina las vías son las venas del país y están ahí. Hay que mantenerlas y renovarlas pero la traza está. Había 40.000 km de vías hechas y hoy estamos en los 8.000, aproximadamente», evoca el titular de la línea Urquiza.

Además, la constante bajante del río Paraná, por acción de las hidroeléctricas que funcionan al norte del país y en Brasil, impide el normal tránsito de bienes, y genera la necesidad de medios alternativos de transporte.

«No hay otra opción que el FFCC. Tiene que ser una decisión política. Las largas distancias son para el FFCC y las cortas distancias son para los camiones. No hay cuentas mágicas, todo el mundo lo sabe», enfatizó Arellano.

Compartir