Violento asalto a una abuela en Monte Caseros

53

Una abue­la de 85 años jun­to a otra mu­jer que la cui­da­ba fue­ron víc­ti­mas de la de­lin­cuen­cia en ho­ras de la ma­dru­ga­da cuan­do des­can­sa­ban en su vi­vien­da ubi­ca­da por ca­lle Ge­ne­ral Paz al 1300 de la lo­ca­li­dad de Mon­te Ca­se­ros.

Una mu­jer de ape­lli­do Eche­ve­rri de 85 años de­nun­ció an­te la Po­li­cía y la pren­sa lo­cal el ro­bo que su­frió cuan­do dor­mía en su vi­vien­da.

Se tra­tó del se­gun­do asal­to a ma­no ar­ma­da, en su ca­sa y en po­co me­nos de dos me­ses.

De­lin­cuen­tes en­ca­pu­cha­dos, por­tan­do una pis­to­la y un ma­che­te, la ator­men­ta­ron y si­mu­la­ron con dis­pa­rar­le mien­tras exi­gí­an di­ne­ro.

Los mal­vi­vien­tes, que per­ma­ne­cie­ron al­re­de­dor de 15 mi­nu­tos, de­ci­die­ron huir con un te­le­vi­sor de 42 pul­ga­das, un te­lé­fo­no ce­lu­lar y la su­ma de 3 mil pe­sos.

Las víc­ti­mas que­da­ron en­ce­rra­das en una pie­za.
Al res­pec­to el co­mi­sa­rio Clau­dio Fer­nán­dez con­fir­mó a ca­nal5 de Mon­te Ca­se­ros que se de­tu­vo en la ma­ña­na de ayer, tras con­cre­tar tres alla­na­mien­tos, a un jo­ven ma­yor de edad quien en prin­ci­pio se­ría el au­tor del he­cho.

“Se apre­hen­dió a un mu­cha­cho quien guar­da­ría re­la­ción con el de­li­to y se se­cues­tra­ron ele­men­tos que son de in­te­rés pa­ra la cau­sa. Por otra par­te se tie­ne iden­ti­fi­ca­do a quien se­ría el cóm­pli­ce, un me­nor de edad por lo cual aguar­da­mos el per­mi­so pa­ra de­te­ner­lo”, di­jo.

Ca­be re­cor­dar que la dam­ni­fi­ca­da de ape­lli­do Eche­ve­rri el pa­sa­do 28 de ene­ro su­frió un atra­co de idén­ti­cas ca­rac­te­rís­ti­cas, en su ca­sa, pe­ro en aque­lla oca­sión pro­ta­go­ni­za­do por tres hom­bres, quie­nes con sus ros­tros cu­bier­tos sus­tra­je­ron di­ne­ro.

El ro­bo
Eran al­re­de­dor de las 4:30 cuan­do am­bos mal­he­cho­res for­za­ron el por­tón de ac­ce­so a un za­guán, ga­na­ron el pa­tio tra­se­ro y, a pa­ta­das, abrie­ron una puer­ta de ma­de­ra.

En el in­te­rior es­ta­ban dur­mien­do la pro­pie­ta­ria, Flo­ra Eche­ve­rri, y Ánge­la Do­mec.

A pun­ta de ar­ma de fue­go y ar­ma blan­ca, co­men­za­ron a in­ti­mi­dar a las mu­je­res. Mien­tras re­vol­ví­an to­do a su pa­so, pre­gun­ta­ban el lu­gar de la vi­vien­da en el que su­pues­ta­men­te, se­gún de­cí­an, ha­bía di­ne­ro guar­da­do.

Fuente: Diario época