Siete niños se autolesionaron y dos fueron internados por hacer el reto viral de Huggy Wuggy

92
Se trata del personaje de un videojuego que incentiva a sus usuarios a lastimarse con un sacapuntas. Las autoridades escolares piden que los padres estén alerta.

 

Un preocupante hecho puso en alerta a una escuela de Uruguay donde siete alumnos de sexto grado se autoprovocaron graves cortes en sus brazos mientras intentaban hacer un reto viral. Dos de ellos debieron ser internados a causa de las lesiones.

El incidente sucedió en la institución Barros Blancos, ubicado en el departamento de Canelones. Fue allí donde un grupo de niños se reunió en una ronda para seguir las instrucciones de un conocido personaje de un videojuego que incentiva a los usuarios a lastimarse.

Se trata de Poppy Playtime, una aplicación de terror disponible para celulares cuyo protagonista se llama «Huggy Wuggy»: un monstruo de color azul y de dientes grandes del cual hay que intentar escapar a lo largo de las partidas.

Si bien el juego es pago y no todos pueden descargarlo, el mencionado personaje alcanzó tanta popularidad que permitió el surgimiento de los spin-offs o “copias” del juego, los cuales están disponibles en Youtube.

Es en uno de estos videos que la figura del monstruo es utilizada para incentivar a menores a realizar peligrosos retos.

Uno de ellos consistía en desarmar un sacapuntas y autolesionarse con el filo de este, una prueba que intentaron realizar los estudiantes de la escuela uruguaya.

Fue mientras lo estaban llevando adelante que una de las maestras notó lo que estaba sucediendo e intervino, retirando el elemento de la ronda y llamando a una ambulancia para que brindara asistencia a los menores que se habían cortado los brazos.

Según relató el medio El Observador, cinco de ellos fueron curados en el momento dado que tenían lesiones leves. Sin embargo, los dos restantes debieron ser trasladados a diferentes hospitales de Montevideo donde quedaron internados por la profundidad de las lesiones.

Luego de algunas horas, ambos fueron dados de alta y regresaron a sus hogares.

En diálogo con dicho diario, uno de los niños que participó del reto aseguró: «No sé por qué lo hice, pensé que era un juego», dijo en su inocencia.

El episodio encendió las alertas tanto en dicha institución como en otras de la ciudad. En consecuencia, las autoridades escolares pidieron a los padres de los alumnos que revisaran sus celulares y estuvieran alertas por estos retos virales.

Compartir