Tras la sentencia, la vicepresidenta habló de un «Estado paralelo y una mafia judicial”

88
Cristina Kirchner habló en su canal de Youtube tras recibir una pena de seis años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos por administración fraudulenta por la causa Vialidad.

La vicepresidenta Cristina Kirchner, quien recibió una pena de seis años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos por administración fraudulenta, sostuvo hoy que «está claro que la idea» de los jueces era condenarla más allá de las pruebas.

A respecto aseguró que «esto es un Estado paralelo y mafia judicial«.

La ex presidenta y líder del peronismo enfrentaba un pedido de 12 años de cárcel por asociación ilícita (por este delito resultó absuelta) y defraudación por parte de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola en la causa sobre redireccionamiento de las obras de Vialidad en Santa Cruz a favor de Lázaro Báez.

«Esto no es ni Lawfare ni partido judicial. Esto es un Estado paralelo y mafia judicial», aseguró la ex presidenta en un descargo que televisó en vivo a través de su plataforma oficial en Youtube.

A propósito de esto dijo que «la confirmación de un sistema paraestatal donde se dice sobre la vida, el patrimonio y la libertad del conjunto de los argentinos y que está por afuera de los resultados electorales lo vimos este fin de semana» cuando se filtró la noticia de un viaje secreto de jueces y fiscales de renombre a la estancia Lago Escondido.

Luego Cristina Kirchner repasó uno por uno los perfiles de los integrantes del sospechoso viaje a la estancia del terrateniente británico Joe Lewis en Río Negro, donde se llevó a cabo un cónclave del cual por ahora no se tienen demasiados indicios.

 

Luego la vicepresidenta embistió contra un presunto complot de medios y jueces, del cual considera que es perseguida política, y al respecto sostuvo que «nunca» será «mascota del poder».

«Siempre son hombres, la Junta Militar fueron hombres, el Pacto de Olivos fueron hombres. Cuando aparece una mujer que no es una mascota-…nunca voy a ser una mascota del poder», enfatizó, levantando el volumen de la voz.

Compartir