Sismos en Vaca Muerta: Miguel Galuccio y su empresa Vista perforan sin reparar en el impacto ambiental

59
El empresario no duda en hacer uso del franking para acelerar la producción de la cuenca a pesar de su compromiso con el presidente Alberto Fernández.

Miguel Galuccio, presidente de Vista Oil & Gas, no duda de hacer uso en Vaca Muerta de una de las técnicas más cuestionadas por su impacto ambiental en todo el mundoApodado el rey del fracking nacional, Galuccio hace temblar la tierra en su afán de acelerar la producción en la cuenca que es la promesa energética argentina.

El ex presidente de YPF y sus socios de la compañía energética Vista Oil y Gas, creada en 2017, fueron los primeros del sector privado en operar en el yacimiento. Por estos días, lejos queda el compromiso de cuidar el medio ambiente y de cero emisiones netas, dado que avanza con el fracking, una técnica que contamina tierras y napas y provoca fuertes temblores en las zonas aledañas a donde opera Vista.

Vista acaba de ampliar en 150 millones de dólares su acuerdo de inversiones con Trafigura, dueña de Puma Energy, para desarrollar Bajada del Palo Oeste, uno de los mayores yacimientos de shale oil de la cuenca.

Sumada a la crisis internacional de la energía por la invasión de la Federación de Rusia a Ucrania, razones no le faltan al management de Galuccio, para pisar el acelerador y hacer temblar a la tierra con este método completamente alejado de los estándares de cuidado ambiental.

Si bien Vista suele presentarse como una compañía comprometida con el cuidado del medio ambiente -prometió al gobierno de Alberto Fernández convertirse en una compañía net zero, con cero emisiones netas para el año 2026, al combinar una reducción del 35% en las emisiones absolutas de GEI en las operaciones y la implementación de su propio programa de soluciones basadas en la naturaleza (natural based solution)-, no duda en avanzar con un técnica denunciada por contaminar tierras fértiles, aguas subterráneas y superficiales y por producir sismos debido a que los fluidos inyectados a alta presión provocan el movimiento de fallas de la corteza terrestre.

Desde el año 2019, el geógrafo Javier Grosso, elabora y publica cartografía mostrando la coincidencia espacial y temporal entre los sismos y el fracking. Por ejemplo, en noviembre de 2021, señaló un fuerte sismo cuyo epicentro, informado por el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES), coincidió con el área Bajada del Palo Oeste, en la que la empresa de Miguel Galuccio, Vista Oil & Gas, se encuentra fracturando.

Para tener una noción de la metodología empleada en el proceso de extracción hay que describir sus partes.

Se perfora la tierra verticalmente hasta 3.000 o 4.000 metros de profundidad, luego se realizan hasta seis perforaciones horizontales de uno a dos kilómetros de longitud y se inyecta a alta presión una mezcla de hasta 30 millones de litros de agua, centenares de toneladas de arena y decenas de miles de litros de productos químicos no revelados por las empresas para extraer petróleo y/o gas de las grietas generadas en lutitas, rocas impermeables de esquisto o pizarra.

Grosso denunció a la prensa local que, hace un año, mapeó cuidadosamente cuatro sismos que no fueron publicados por INPRES. Sucedieron entre el 8 y el 14 de noviembre de 2021 y fueron registrados por Red Geocientífica Chile.

Estas prácticas, que Vista Oil y Gas está acentuando en estos días, no reparan en informes técnicos realizados por el Centro Tyndall de la Universidad de Manchester, del Reino Unido, uno de los primeros en investigar los impactos de la extracción de gas de esquisto sobre el medio ambiente.

Se analizaron 260 productos químicos usados en el fracking. De ese total, 17 fueron considerados tóxicos para organismos acuáticos, 38 tóxicos agudos, ocho cancerígenos probados y otros seis sospechados de serlo, siete elementos mutagénicos y cinco producen efectos sobre la reproducción. Si bien el riesgo depende de la concentración y la exposición de esas sustancias a los seres vivos, las cantidades empleadas, en una plataforma de seis pozos, de 1.000 metros a 3.500 metros, justifican la máxima precaución y control.

El periodista Lucas Castillo, grabó uno de estos temblores que afectan a las poblaciones cercanas a Vaca Muerta. El video enseña el temblor en la localidad de Sauzal Bonito, un paraje rural de Neuquén, a 150 kilómetros de la capital provincial, ubicada sobre uno de los mayores yacimientos de gas y petróleo no convencional del mundo. Desde que en 2015 se registró el primer sismo en la zona caliente de Vaca Muerta, la información oficial sobre el tema es un bien escaso.

Para los geólogos locales la información no abunda porque las empresas como Vista, en connivencia con autoridades provinciales, ocultan información recabada por, al menos 53 sismógrafos, ubicados en Añelo y Sauzal Bonito, según específico el diputado provincial Andrés Blanco.

Mientras tanto, la tierra, suena cada vez más seguido.

 

 

 

Compartir