Se pone en marcha la importación con dólares propios a través del SIRA

69
El nuevo Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA) quedó habilitado desde esta jornada.

El Gobierno dejó habilitado el sistema para permitir a las empresas la importación de insumos con dólares propios de acuerdo a las nuevas regulaciones establecidas por el Banco Central y el Ministerio de Economía.

Fuentes oficiales confirmaron que “ya está en el sistema la posibilidad de poner en la Sira la marca ‘sin giro de divisas’ o ‘giro con tenencia propia’”

De ese modo, cuando el importador recibe la autorización del gobierno podrá pagarle a su proveedor de manera anticipada, que es la modalidad del comercio exterior mas usada.

El nuevo Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA), que el ministerio de Economía puso en marcha el pasado 17 de octubre, no prevé esta modalidad salvo que se usen divisas propias.

En el mercado se estima que al dejarse abierta esa ventana para importar es posible que en las próximas jornadas se vea una mayor demanda de dólares financieros de parte de las empresas, lo cual hace prever también un incremento de los costos.

Así lo señala Martín Kalos, titular de la consultora EpyCA, quien plantea que si SIRA “es mejor que lo que había antes” aunque criticó la imposibilidad de acceso inmediato al Mercado Unico y Libre Cambios (MULC) que estaba previsto con las SIMI.

Kalos señala que el uso de dólares propios genera un “costo de oportunidad” que las empresas van a tener en cuenta para estimar el precio al cual los vano a poder reponer.

Se trata del caso de una empresa que si tuviera que hacer una operación de US$30.000, al efecto de sus costos, los va a contabilizar al valor de mercado financiero (unos $300) en vez de el tipo de cambio oficial.

Las empresas no solo van a asociar el costo de importar al dólar oficial, sino que va a incluir ahora los financieros”, afirma el economista.

El pago por anticipado es de los mas empleados en el comercio exterior, en razón de que en la gran mayoría de los casos, cuando una empresa solicita un insumo a un proveedor en el exterior, este lo tiene que fabricar.

“El mundo no es como un supermercado con góndolas donde las cosas están y uno se sirve”, explicó un operador de comercio exterior.

Por otro lado, en el gobierno se espera que desde enero próximo las empresas que tienen dólares no declarados puedan usarlos para importar a partir del artículo del Presupuesto 2023 que establece un blanqueo para este tipo de destino o para inversiones.

Con ello, el gobierno busca descomprimir la acumulación de crédito comercial que estuvieron haciendo las empresas a lo largo de 2022, y que el SIMI las obligaba en la mayoría de los casos a posponer los pagos hasta 180 días.

En noviembre y diciembre se estima que vencen unos U$1.200 millones de operaciones que se fueron concretando hace seis meses y que ahora llega el momento de pagarlas.

En tanto, días atrás, la Unión Industrial Argentina (UIA) señaló en un comunicado de la Junta Directiva que el SIRA no termina de despejar la incertidumbre sobre la operatoria del comercio exterior.

Compartir