Saladas: Avanza la renovación del sistema de riego del Polideportivo Municipal

67
El municipio invierte un millón quinientos mil pesos en el nuevo sistema del estadio de fútbol «Ramón Filomeno Verón» del Polideportivo Municipal. “Obras que no se ven pero transforman”, coincidieron los funcionarios comunales de la Dirección de Deportes y Recreación.

La obra consiste en la renovación total de caños, programación, funcionamiento de aspersores telescópicos de acero inoxidable, y nivelación de la cancha.

El trabajo es ejecutado de forma conjunta por la Dirección de Deportes y Recreación, y la Secretaría de Producción en el marco del receso de las competencias de fútbol de las distintas organizaciones, para un tratamiento integral del césped con el asesoramiento técnico de Agropecuaria Ñu Potî.

Primeramente, Producción realizó la perforación correspondiente, para proseguir con los trabajos técnicos actuales.

“Es una obra imperiosa, que nadie va a notar porque va bajo tierra, pero que sin dudas será muy beneficiosa para el desarrollo del deporte local y regional”, sostuvo el intendente Noel Gómez.

COMO FUNCIONA
En principio se ejecutó una perforación nueva de 30 metros, ya que la anterior a causa de la sequía y la baja de las napas, no abastecían el suficiente caudal. Con esta nueva hecha por la Secretaría de Producción a cargo de Marcos Ríos, se obtiene el agua a la superficie a través de una bomba sumergible 2hp, garantizando entre 10.900 y 11 mil litros/h., que es lo que se necesita para este sistema.

El mismo entrega un caudal al cabezal, de allí pasa un filtro llamado hidrociclón, un accesorio que separa la arena del agua hasta con un 90% de eficiencia. De allí pasa por un caño maestro que está dispuesto en la cancha en forma longitudinal con una sección de 2 pulgadas y media aproximadamente.

A lo largo del campo de juego, se distribuye en 7 líneas transversales portaaspersores, entre la unión del caño principal y las secundarias, se colocan las electroválvulas, que son las encargadas de administrar los turnos del riego, abriendo y cerrando las líneas mediante un programador que se encuentra en el cabezal. El operario determinará los tiempos para el riego de cada línea.

Las 7 líneas transversales, contienen 5 aspersores telescópicos, que con la misma presión del agua emergen desde el suelo y empiezan el riego en 360 grados, con una superposición entre el 20 y 25 % para garantizar que toda la superficie de la cancha se riegue.

Cada línea transversal tiene en su tramo final, una válvula de alivio, que es una llave de paso que se abre antes que empiece el riego, drena el agua con arena y el aire, luego se cierra y arranca el riego en esa línea. Los aspersores son de tipo pop up, la parte que se eleva de acero inoxidable, con mayor durabilidad que otros materiales y mayor resistencia al tránsito.

Compartir