Por un ajuste impositivo, la nafta y el gasoil volverán a subir al menos 5 %

89

La actualización del impuesto a los combustibles líquidos se viene postergando desde hace tiempo, pero el 1 de octubre tendrá un incremento, que será escalonado. En caso de que decidan también achicar la brecha con los valores internacionales, el porcentaje podría ser aún mayor.

Los combustibles subieron por última vez hace un mes, cuando los precios de venta se actualizaron alrededor de un 7,5 % en promedio y las condiciones están dadas nuevamente para que se dé otro incremento. Aunque todavía no se definieron las fechas, el próximo sábado podría ser el día clave en el que las estaciones de servicio modifiquen sus pizarras, de acuerdo con lo que adelantaron referentes del sector hidrocarburífero a nivel nacional y también de Corrientes.

Si bien hay algunas proyecciones, el porcentaje se definirá seguramente sobre la hora, más aún en esta ocasión que será particular, debido a que existen dos factores para el aumento.

Por un lado, la necesidad que plantean los empresarios de equiparar los precios luego del largo congelamiento en la primera etapa de pandemia, proceso que no terminó de concretarse según argumentan.

Advierten en este sentido que el desfasaje supera ya el 75 %, por lo que pidieron formalmente a la Nación que aplique subas escalonadas para encontrar lo que ellos denominan un punto de equilibrio.

Pero más allá de la brecha que existe con el valor internacional y el atraso respecto de la inflación, hay una cuestión impositiva de larga data sin resolver y a la que ya no podrían poner freno. Se trata del impuesto a los combustibles líquidos (ICL), cuya actualización viene postergándose desde hace bastante tiempo, justamente con el objetivo de no ejercer más presión sobre los precios. Sin embargo, un decreto estipula que el 1 de octubre se aplicará la primera parte, y la otra a comienzos del año que viene, trasladando esta variación al precio final para los consumidores.

Finalmente, se aplicarán los ajustes impositivos que habían sido pospuestos tanto por el Gobierno nacional actual como por el anterior.

La actualización que se dará en los próximos días corresponderá al primer y segundo trimestre del año pasado, mientras que las del primer, segundo y tercer trimestres de 2022 se aplicarán en enero de 2023.

Porcentaje

Según los análisis realizados por especialistas, la actualización ascenderá al 25 %, tanto para las naftas como para el gasoil. Pero el impacto no será directo, sino que se calcula que en las pizarras de las estaciones de servicio se aplique un incremento cercano al 5 %, para la nafta súper y 3,4 % en el caso del diésel.

Pero a ello se debe agregar que desde la Nación no descartan un aumento general de los precios de los combustibles, por lo que sería la quinta suba en lo que va del año, tras lo sucedido en febrero, marzo, mayo y agosto.

Si bien el incremento acumulado ya ronda el 36 %, desde el sector empresarial siguen señalando que existe una distorsión entre los valores en las pizarras de las estaciones de servicio del país y los montos internacionales, pero habrá que ver si finalmente el Gobierno cede a este pedido o decide dejarlo para más adelante.

El último incremento de precios de agosto lo aplicó primero YPF y luego le siguieron el resto de las petroleras, con un impacto más fuerte en las naftas que en el diésel. Esto respondió, en gran parte, al reclamo sostenido de los estacioneros que aseguran que el margen de rentabilidad es tan escaso que incluso corren riesgo de cerrarse algunas bocas de expendio, sobre todo las de bandera blanca.

Precios

En Corrientes, YPF vende actualmente la súper a $ 144,70 el litro; la premium, a $ 176,20, y el diésel, a $ 155,30 y $ 210,60, dependiendo del grado de refinamiento en este caso.

El resto de las estaciones mantienen desde hace un buen tiempo una importante diversificación, incluso entre las de la misma bandera.

Más allá de estas diferencias, la súper de Shell ronda los $ 148,50 el litro, la premium se vende a $ 173,70; el gasoil normal, a $172,50 y el más refinado, a $220,50. Por su parte, la petrolera Puma tiene la súper a $ 143 y la premium, a $ 176.

Stock

Con la llegada de octubre se reaviva una problemática que tuvo en vilo al país durante algunos meses este año: la escasez. Desde las petroleras aseguran que el mes que está por empezar tendrá un mayor movimiento en el sector del campo, por lo que la demanda de combustibles crecerá notoriamente.

Desde el sector señalaron que los cupos siguen aplicándose y que las complicaciones mermaron solamente porque bajó la demanda pero, una vez que vuelva a repuntar, las dificultades estarán presentes sobre todo con el abastecimiento de gasoil en las bocas de expendio que se encuentran sobre las rutas.

Compartir