Macri visitó una fábrica en octubre, a los dos meses les dejaron de pagar a sus empleados

54
Norughi, la empresa de Fabián Colussi, dejó a un centenar de trabajadores en la calle. Desde diciembre no les paga el sueldo pero tampoco los despide formalmente ni les paga indemnizaciones.

Signo de los tiempos que corren. Mientras la “fiesta financiera” parece no tener fin la economía real se sigue hundiendo y dejando en la calle a miles de personas. En octubre pasado el presidente Mauricio Macri visitó la plata de Norughi en Nueva Pompeya, en la ciudad de Buenos Aires. Dos meses más tarde la empresa, perteneciente a Fabián Colussidejó de pagarles el sueldo.

Agustina Pérez Núñez, trabajadora de Corughi, contó en C5N que la empresa no los despidió pero que el último sueldo percibido fue en diciembre pasado. Al personal de oficina lo envió a su casa “por una semana a trabajar desde sus casas, pero a la semana siguiente le siguió, otra y otra y otra” contó Pérez Núñez y dijo que el personal de la planta directamente se encontró con las puertas cerradas y ninguna explicación.

Colussi fue candidato a vicepresidente de Racing en 2014 acompañando a Mariano Cúneo Libarona y se asoció con los Grobocopatel al convertir a Norughi el principal sponsor de Agropecuario, el club de fútbol de Los Grobo en Carlos Casares que milita en el B Nacional.

Norughi se encargaba del ensamblado de pequeños electrodomésticos para las marcas propias de las grandes cadenas de supermecados. Cuando Macri visitó la planta “en el video difundido por Presidencia y que presentaba a Norughi como una empresa modelo se habló de inversión y creación de empleos, nada de eso sucedió”.

La empresa se había comprometido a pagar las indemnizaciones de los trabajadores que tampoco despidió formalmente. No lo hizo.

“No tenemos ingresos ni respuestas” contó Pereyra Núñez en representación del centenar de trabajadores de Norughi y advirtió: “muchos de mis compañeros esta´n comiendo una vez al día, a una la desalojaron de la casa, muchos tienen hijos chicos y nadie nos dice nada, estamos pasando por una situación super angustiante”.

“A nosotros lo único que nos queda es seguir luchando, porque la situación es insostenible. Los empresarios siguen con sus vidas como si nada y nosotros pidiendo a nuestros conocidos para poder comer. El abandono es absoluto” advirtió.

Compartir