Lula confirmó que vendrá a la Argentina para participar de la cumbre de la CELAC

84
El lunes 23 el mandatario brasileño viajará a Buenos Aires, donde mantendrá una reunión bilateral con su par Alberto Fernández en la previa a la VII Cumbre de Presidentes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

El presidente de Brasil, Luiz Inácio «Lula» da Silva, le confirmó a su par argentino, Alberto Fernández, que viajará el 23 de enero para mantener la reunión bilateral que tenían pautada en la previa a la VII Cumbre de Presidentes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se realizará el martes 24 en la ciudad de Buenos Aires, y de la que el brasileño participará.

El encuentro pactado con Fernández estuvo en vilo en las últimas horas tras la invasión de militantes bolsonaristas a las principales sedes de los tres poderes estatales.

El mandatario nacional, que mantuvo un estrecho vínculo con «Lula» durante su campaña electoral, le expresó su solidaridad y también rechazó los hechos de violencia en Brasil a una semana de haber asumido la presidencia.

Además, apenas conoció lo ocurrido se comunicó con Celso Amorim, uno de los colaboradores más cercanos, para ponerse a disposición y ofrecerse a viajar si era necesario.

El jefe de Estado brasileño recibió el apoyo líderes políticos de todo mundo. Tal es así que, ayer, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, lo invitó a Washington en el mes de febrero.

 

En su cuenta de Twitter, Fernández desplegó un hilo en repudio del intento de golpe de Estado encabezados por simpatizantes del ex presidente Jair Bolsonaro. Allí expresó su «incondicional apoyo y el del pueblo argentino a ‘Lula'» y advirtió que «quienes intentan desoír la voluntad de las mayorías atentan contra la democracia y merecen no solo la sanción legal que corresponda, sino también el rechazo absoluto de la comunidad internacional».

Con respecto a la agenda de la CELAC, el ministro de Relaciones Exteriores, Santiago Cafiero, aseguró que el tema estará presente en el debate «no solo por Brasil, sino por lo que se ve» en Perú, Bolivia, y otros «rincones de la región» y continuó: «Lo que está pasando en Haití, donde asesinaron al Primer Ministro, con una crisis política muy profunda; el proceso electoral que se está iniciando en Venezuela hacia 2024».

Tras los disturbios, autoridades brasileñas investigan el intento de golpe de Estado
La policía brasileña interrogaba el martes a unos 1.000 manifestantes retenidos en un gimnasio de Brasilia, después de que saquearon edificios públicos. Un buena parte de los manifestantes fueron detenidos el lunes cuando soldados desmantelaron un campamento en el que se congregaron las multitudes el domingo antes de asaltar el Congreso, la Corte Suprema y el palacio presidencial.

Los manifestantes en el campamento frente al cuartel general del Ejército exigían un golpe militar para anular el resultado de las elecciones de octubre, en las que el presidente da Silva derrotó a Bolsonaro en una ajustadísima segunda vuelta electoral. El juez del Supremo Tribunal Federal Alexandre de Moraes, que está a cargo de las investigaciones de las protestas «antidemocráticas», prometió en un discurso combatir a los «terroristas» que encabezaron el alzamiento.

Piden la extradición de Bolsonaro de Estado Unidos
La diputada brasileña Erika Hilton envió una carta al ministro de Relaciones Exteriores, Mauro Vieira, en la que le pide la extradición a Brasil del ex presidente Bolsonaro, quien se encuentra en los Estados Unidos. Además, exigió lo mismo para el ex ministro de Justicia y ex secretario Anderson Torres. Este último fue destituido de su cargo por el gobernador Ibaneis Rocha luego del levantamiento.

Bolsonaro, que debió ser internado el lunes por un “fuerte dolor abdominal” y horas más tarde fue dado de alta, se encuentra en suelo norteamericano desde diciembre. Hilton sostiene que tanto el ex mandatario como Torres deben ser extraditados, porque deberían dar explicaciones ante la Justicia por los destrozos ocasionados en las últimas horas en Brasilia, algo de lo que el propio Bolsonaro negó su responsabilidad el domingo por la noche.

Compartir