La Selección Argentina llevó yerba correntina para sus días en Qatar

88

La delegación que ya arribó al país organizador trasladó carne, golosinas y distintos objetos de aseo. Tras la controversia que se armó por las declaraciones de un diputado nacional, también quedó en claro que el elenco albiceleste subió al avión varios kilos de una yerba de producción nacional

Si alguien tenía alguna duda sobre si la euforia mundialista ya se había desatado, las cosas quedaron claras en las últimas horas tras la inesperada polémica que se inició a raíz de unas declaraciones de un ex legislador nacional quejándose por la yerba que llevó la selección argentina a Qatar basándose en una foto que mostró un utilero en sus redes como un guiño al entrenador Lionel Scaloni y su fanatismo por los caramelos masticables. El detrás de escena del insólito yerba gate nació por una escena parcial, apenas un pequeño paneo de los miles de kilos de elementos que se trasladaron hasta Medio Oriente para generar un ambiente confortable a lo largo de un mes.

La imagen viralizada mostraba el baúl con distintos paquetes de la yerba mate de Canarias, una reconocida marca de Uruguay que produce en Brasil una empresa que tiene más de medio siglo de vida y es muy popular en el ambiente futbolero. La intención de esa captura era la de mostrar las bolsas con caramelos, pero la polémica a la orden del día puso sobre la mesa que el plantel argentino supuestamente no consumiría firmas nacionales. Pero la historia es distinta…

Entre decenas de baúles metálicos, valijas, cajas y bolsos, la Scaloneta también pidió tener a disposición varios kilos de la yerba Playadito, de producción nacional. Según pudo saber Infobae, se trasladaron alrededor de un centenar de paquetes de medio kilo de la popular marca que es parte de la casi centenaria Cooperativa Agrícola de la Colonia Liebig ubicada en Corrientes a unos pocos kilómetros del límite con Misiones y que se exporta a más de diez países del planeta. ¿La elegida? La tradicional versión con palo.

Pero el avión que hizo de avanzada en Qatar y aterrizó durante las últimas horas con Scaloni y el presidente de la AFA Claudio Tapia al mando también llevó diversos elementos para transitar las horas en Medio Oriente. Fideos, dulce de leche, dulce de membrillo y batata, fideos de marcas nacionales, golosinas (gomitas, chicles, caramelos masticables), shampoo, acondicionador, jabones, máquinas de afeitar, desodorantes y demás.
Los caramelos masticables podrían haber sido un detalle más si no fuera por la propia declaración de Scaloni días atrás en el programa Vuelta y Media (Urbana Play), en la que confesó su fanatismo por una marca en particular para calmar la ansiedad previa a los encuentros. “No somos de pedir nada, lo que sí cuando llegamos al vestuario hay una bolsa de caramelos Sugus. Hay de todo, surtidos, yo como el rojo, me como 40 antes de empezar el partido. El resto va agarrando, te aseguro que de la bolsa esa quedan pocos antes de empezar el partido. Está ahí arriba de la mesa y es como que los tenés que comer. A Qatar se lleva mucha gominola, bolsa de cosas dulces, a ellos les hace falta en el entretiempo para meter en el cuerpo. Hay bastante”, contó entre risas en la entrevista.

También hay un cajón especial para poder realizar las comidas más tradicionales del país: se calcula que se llevaron más de 900 kilos de distintos cortes para alimentar a la enorme comitiva que además de los 26 citados y el cuerpo técnico estará compuesta por dirigentes, auxiliares, equipos de prensa y demás. Un grupo de 46 personas extra más allá de los deportistas, los protagonistas del evento. Una verdadera ciudad Argentina en pleno centro de Doha, ya que la Universidad de Qatar había sido acondicionada especialmente con parrillas para poder llevar a cabo los populares asados. ¿Habrá puertas abiertas para sumar a las familias durante la Copa del Mundo? Seguramente sí.

Pero no todos son objetos de consumo, también viajó la utilería a cargo de Mario Di Stefano y sus tres compañeros de área. Llevaron 850 juegos de camisetas titulares y alrededor de 450 de la versión suplente. Se planifican tres juegos de casacas por deportistas en cada partido y de ahí la elevada cantidad de remeras a disposición. También habrá cuatro modelos de buzo de arquero distintos con colores, verde, rojo, negro y celeste para vestir según la ocasión.
Para el caso, ya saben que ante Arabia Saudita (martes 22/11) y México (sábado 26/11) el representativo nacional vestirá de celeste y blanco, pero en el cierre del Grupo C ante Polonia (miércoles 30/11) será el estreno oficial de la alternativa violenta que tuvo su bautismo en el amistoso contra Honduras a fines de septiembre. Se llevaron también cintas de capitanes con los colores patrios, bandas negras de luto por si alguna situación lo amerita aunque la cinta de capitán de cara partido la entregará la FIFA.
En total, hubo más de 100 baúles (uno de los nutricionistas y tres de la cocina, por ejemplo) con toda la carga que se trasladaron en tres camiones desde el predio de Ezeiza hasta el aeropuerto argentino para dirigirse a Qatar. Si bien se subieron al avión muchos elementos esenciales para la vida diaria, también hay tranquilidad en los encargados de armar el inventario porque muchos de los consumos habituales para los argentinos se conseguirán por intermedio de una intermediario local.
La delegación de avanzada que ya arribó al país mundialista permanecerá apenas un par de horas más allí, ya que en breve el cuerpo técnico de Scaloni se dirigirá a Abu Dhabi para esperar a los jugadores que arribarán a esa zona para disputar el amistoso contra Emiratos Árabes Unidos pautado para el 16 de noviembre. Dos días antes, Argentina deberá difundir la lista definitiva con 26 convocados para la Copa del Mundo.
Una vez que se termine el duelo contra los dirigidos por Rodolfo Arruabarrena, todo el team argentino desembarcará definitivamente en la Universidad de Qatar para poner sus ojos en el choque contra Arabia Saudita que marcará el estreno en la cita más importante de fútbol.
El detalle en el búnker albiceleste, que es tan grande que hay autobuses que la recorren y una estación de la línea Roja del metro que lleva su nombre, es que Argentina deberá cumplir con una cláusula una vez que abandone las instalaciones.
La visita que realizó la directiva nacional a mitad de año para elegir esa sede vino acompañada con la decisión de realizar algunas obras para el confort de los jugadores. Se renovaron sectores claves como las salas de lavado y planchado para la indumentaria, pero también se edificó un quincho con capacidad para unas 100 personas y aire acondicionado con el fin de cobijar algunas de las reuniones pautadas durante la estadía para distender el clima en lo que se espera que sea una extensa concentración. Y allí se colocaron las parrillas, un pedido especial para que puedan llevarse a cabo, como es costumbre, los infaltables asados que en la Copa América 2021 fueron fundamentales para la unión del grupo. También se alquilaron televisores a cada habitación y se colocaron camas de mayor tamaño.
Eso sí, una vez que finalice la estadía las autoridades de la Universidad pidieron que se dejen las instalaciones exactamente iguales a cuando las conocieron a mitad de año con el fin de mantener el perfil que tenían, sin agregados.
Mientras las sorpresivas polémicas se desatan en el territorio nacional por la yerba, a días del estreno en el Lusail Stadium, en el equipo nacional las energías están direccionadas en saber cómo estará Paulo Dybala para la lista definitiva. El cordobés está en la última etapa de su recuperación y esta semana intensificará sus trabajos con el fin de poder jugar el domingo con la Roma ante Torino, con el fin de darle una señal al cuerpo técnico que está en condiciones. El ruido por las controversias, al fin y al cabo, son una mera anécdota de un plantel que sueña con dar un golpe histórico en Qatar.

Compartir