La cena de Navidad se encareció un 250% desde la asunción de Macri

26
Los precios de algunos de los productos de la cena navideña subieron hasta un 566% en apenas tres años. En el mismo periodo el poder adquisitivo de salarios y jublaciones cayó en torno al 17%.

A días de Nochebuena el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) analizó la evolución de los precios de los productos típicos de una cena navideña en la era Macri. El resultado deja en evidencia que la desbandada de la inlfación en los últimos meses, lejos de ser una circunstancia puntual fue una constante a lo largo de todo la gestión de Mauricio Macri al frente de la Casa Rosada.

Según advierte el CEPA “festejar nochebuena o fin de año con un típico asado, una picada y helado de postre cuesta este año a los hogares un 48% más caro que hace un año para una mesa de 5 o 6 comensales. El aumento con respecto de 2015 llega al 251%”.

El programa Precios Cuidados ofreció en 2014 y 2015 una canasta navideña integrada por seis productos: sidra, turrones, pan dulce, garrapiñada, maní con chocolate, budín con chocolate. Esa canasta costaba en 2015 entre 54 y 59 pesos dependiendo la región. Este año el programa bajo la adminsitración Cambiemos no ofrece ninguna canasta navideña.

Aquí también puede verificarse la caída del poder adquisitivo del salario. Mientras los alimentos que se consumen en una cena de fin de año aumentaron en promedio un 54% en el último año, el Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) y las jubilaciones apenas subieron en torno al 28%.

Si se considera esta evolución desde 2015 las subas en los precios de los productos de la cena navideña llegaron al 243% emientras que el SMVM sólo creció 102% y la jubilación mínima, 116% en el mismo periodo.

Es más, según destaca CEPA, en 2017 el SMVM permitía cubrir 3,3 cenas y mesas dulces mientras que este año apenas se llega a pagar 2,7 cenas y mesas dulces, lo que refleja una caída del 17% en el poder adquisitivo del SMVM en apenas un año. Si se consideran los precios de 2015, la pérdida llega al 41%, dado que en aquellas fiestas podían adquirirse 4,6 cenas y mesas dulces.

Si la comparación se realiza con la evolución de la jubilación mínima, se observa que en 2018 se pueden adquirir 2,2 cenas y mesas dulces, mientras que un año antes se podían comprar 2,7 y en 2015, 3,5. Es decir, se produjo una pérdida en el poder adquisitivo de la jubilación mínima del 16% en el último año y de 37% respecto de diciembre de 2015.

Compartir