Habilitan un camino tras derrumbe de puente que aisló a unas 1.000 personas

54

El intendente de Yofre detalló el movimiento de suelo que se realizó alrededor del arroyo. Intervino la comuna y vialidad provincial.

Tras el derrumbe del puente de madera sobre el arroyo Paiubre en cercanías de la localidad de Felipe Yofre, ayer se habilitó el ca­mino alternativo al costado de viaducto, sobre la Ruta Provincial 135. Cabe señalar que más de 1.000 personas de cuatro parajes de la zona rural estuvieron aisladas du­rante más de 24 horas, luego de la caída del puente a cau­sa del cruce de un camión de gran porte, que se precipitó al arroyo mencionado debi­do al notable deterioro del puente viejo en el lugar. Sin olvidar que el reclamo ya había realizado al Municipio de Yofre a mediados de este año, solicitando la urgente reparación del viaducto, ya que es una zona muy transi­tada debido a la producción ganadera, forestal y suma­do al turismo ante la gran afluencia de visitantes que se acercan a pescar en el río Corriente.

No obstante, el intenden­te de Felipe Yofre confirmó a NORTE de Corrientes: «Ya habilitamos desde hoy -por ayer- el camino alternativo sobre la Ruta 135 sólo para vehículos livianos en la zona hasta que se rearme nueva­mente el puente Bailey y se habilite el cruce. Ha­blé con el ingeniero Justo Espíndola, de Vialidad Provincial, ese día que se desplomó el puente y me prometió que se encarga­rán de desarmarlo y vol­verlo a armar, porque ya estaba muy deteriorado desde hace tiempo».

En este contexto, el jefe comunal comentó que se­gún las estimaciones del funcionario provincial de Vialidad, «en tres meses se volverá a rearmar el puen­te». Al mismo tiempo desta­có la ardua labor en conjun­to de los operarios de Viali­dad Provincial de la sección Mercedes, y de las cuadri­llas municipales de Yofre para la apertura del camino alternativo. «Los trabajos comenzaron el viernes lue­go del derrumbe del puente con el movimiento de tierra al costado del arroyo, con maquinarias de la Comu­na, luego se sumaron las de Vialidad Provincial el sábado a la mañana para finalizar la apertura del ca­mino», contó. Asimismo el intendente detalló los tra­bajos que se hicieron en el lugar y refirió: «Se colocó el relleno de ripio grueso al costado del arroyo para que puedan pasar los vehículos livianos. El ripio trajo Viali­dad Provincial. Se rellenó el camino en el mismo lugar, dando la vuelta al arroyo. Porque por el arroyo está seco, y eso permitió que se pueda rodear con mate­rial de ripio, con un relleno grueso al borde del arroyo. Eso permite pasar vehícu­los livianos. Los camiones de carga pesada se deben dirigir por la otra salida de la Ruta Provincial 130 que viene de paraje Boquerón hacia Mercedes». Y recordó que cuatro parajes habían quedado aislados: el paraje Paso Pucheta, Capita Miní, Timbocito y Naranjitos. En Pucheta hay 300 personas, 500 en Capita Miní y 300 en Naranjitos. Norte.

Compartir