En la capital correntina unos 18 mil jóvenes no estudian ni trabajan

109

Lo refleja un relevamiento realizado por la Dirección de Estadística y Censos durante el segundo semestre de 2021. Para ello, se analizó al segmento de personas que tienen entre 15 y 19 años. Del total de los «ni-ni», un 60,7% son mujeres y un 39,3% hombres.

La Dirección de Estadística y Censos de la Provincia (DEC) dio a conocer, recientemente, un informe en el que estimó que unos 18 mil jóvenes de entre 15 y 29 años no estudian ni trabajan en la capital correntina.

Los datos con los que fue desarrollado el semblanteo aritmético corresponden a relevamientos de la Encuesta de Calidad de Vida (ECV) desarrollados durante el segundo semestre de 2021.

«Teniendo en cuenta las estimaciones poblacionales de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), se observa que durante el segundo semestre de 2021 el número total de personas de entre 15 a 29 años de edad en el aglomerado Corrientes fue de 104.818 personas. Es decir, que este grupo representa un 27,3% de la población total de la ciudad», señala el reporte de la DEC.

En ese sentido, el estudio sostiene que «utilizando como fuente de datos a la Encuesta de Calidad de Vida, se observa que el 17,3% de los habitantes que pertenecen a este rango etario en el aglomerado capitalino no estudian ni trabajan (18.133 personas)».

Características

En el desagregado del total de jóvenes «ni-ni» o NENT, se destaca que el 54% de ellos tiene entre 19 y 24 años; el 36,5% está entre los 25 y 29 años y el 9% entre los 15 a 18 años. Teniendo en cuenta el sexo de este segmento de la población, se puede observar que se compone de un 60,7% de mujeres y un 39,3% de hombres.

Sólo un 24,1% de los capitalinos pertenecientes a este grupo buscó trabajo en el último mes, mientras que aquellos que buscaron en los últimos 12 meses representaron el 15,89%. Por otro lado, se observa que un 17,4% de los «ni-ni» trabajó en algún momento durante el último año, sin embargo, al momento del relevamiento (segundo semestre del año pasado) ya no lo hacía.

Siempre de acuerdo a ese trabajo estadístico, cabe destacar que el 53,7% de los jóvenes que no estudian ni trabajan al menos terminó la secundaria.

Incluso un 5,7% completó su educación superior universitaria y un 4,6% no la finalizó (pero podrían continuar sus estudios en un futuro). Algunos, sin embargo, interrumpieron sus estudios por diversos motivos. Los resultados arrojan que el 45,9% de los NENT dejaron de estudiar.

¿Por qué dejaron de ir a clases?

La principal razón declarada por los encuestados ante el abandono de sus estudios es la categoría «tenía que trabajar» con un 28,1%. Otro de los motivos está ligado a la maternidad/paternidad representando esta categoría un 21,3%.

En tercer lugar, el porcentaje de los NENT que manifiestan haber abandonado debido a que no deseaban continuar sus estudios o no les gustaba representan un 17,3%. Por otra parte, un 4,6% indicó que abandonaron los estudios por razones relacionadas a la salud (enfermedad).

Adicionalmente, un 4,2% declaró haber abandonado a raíz de los problemas asociados al COVID-19. Con un 3,5% se encuentran los individuos que indican haber abandonado por problemas relacionados a consumos problemáticos (alcohol/drogas). Al indagar entre los que dejaron de asistir por maternidad/paternidad se observa que la totalidad eran mujeres.

Si se analiza el nivel educativo de los jefes de hogar en los cuales viven los NENTs se observa que el 48,1% de los jefes de hogar donde viven los NENT ha culminado sus estudios obligatorios, dentro de los mismos se incluye a los que tienen secundario completo (32,2%) y a los que han alcanzado algún nivel de estudios superior (7,1%) o aún no ha finalizado sus estudios superiores pero sí han finalizado el nivel secundario (8,8%).

Vivienda

En un hogar en el que vive al menos un «ni-ni» habitan en promedio 2,6 miembros, encontrando dentro de la muestra hogares que en su composición presentan desde 1 sólo miembro hasta hogares integrados por 5 miembros.

Se recuerda que en el aglomerado Corrientes, un hogar promedio cuenta con 3,2 habitantes (segundo semestre 2021), por ende los hogares en el cual habitan estos jóvenes tienen menos miembros que un hogar promedio.

El trabajo de la DEC refiere que «los problemas de inserción educativa y laboral de los jóvenes, son una gran preocupación en todos los niveles del Estado. El fenómeno de la falta inclusión al mercado de trabajo se ve agravado por los jóvenes adultos que no trabajan, no estudian y no buscan empleo, que en este escenario son un factor determinante de la exclusión».

Aclararon que la muestra de viviendas de la Ciudad de Corrientes, a la cual se aplicó la Encuesta de Calidad de Vida (ECV), proviene de un procedimiento de muestreo probabilístico bi-etápico.

Compartir