El padre del subteniente muerto en Corrientes pide que no se libere a los culpables

56

La víctima fue obligada a beber alcohol y a arrojarse a la pileta. El padre teme que los culpables se fuguen del país.

Matías Chirino tenía 22 años y estaba iniciando su carrera en el Ejército. A cuatro meses de su muerte tras un ritual de bienvenida en Corrientes, la familia teme que los nueve imputados huyan a Brasil cruzando la frontera, y reclama que la Justicia les dicte la prisión preventiva.

Esta semana se cumplieron cuatro meses de la muerte del subteniente Matías Chirino tras un ritual de bienvenida al Ejército Argentino. Desde julio, nueve oficiales se encuentran imputados por homicidio simple y abuso de autoridad. El padre de la víctima viajó a Paso de los Libres (Corrientes) para pedirles al juez y al fiscal mayor “celeridad” en la causa: teme que los involucrados se fuguen cruzando la frontera con Brasil.

“Los responsables de la muerte de mi hijo andan por la calle como si nada. Y eso pasa porque está muy lento todo. El secretario del fiscal me reconoció que la causa está atrasada”, remarca Ezequiel Chirino.
La familia reclama que se dicte el auto de procesamiento y se ordene la prisión preventiva de los imputados.“ No sabría decirte por qué no lo hicieron todavía. Uruguayana (Brasil) está a 300 metros y (los imputados) pueden cruzar caminando. Ni siquiera tienen una prohibición de salida del país”, advierte.
“El juez (Gustavo Fresneda) no me dijo mucho. Yo le hablé con el corazón: ‘Señor juez, no permita que quienes le causaron la muerte a mi hijo se fuguen’”, menciona Chirino, frustrado por las medidas dilatorias interpuestas por los defensores de los oficiales implicados.
“Frenan todo con mentiras. Uno de los abogados adujo que su defendido estaba con problemas psicológicos. Imaginate nosotros. ¿Cómo nos tenemos que sentir?” sentenció el padre.

EL CASO
Matías Chirino, de 22 años y nacido en Holmberg (Córdoba), murió el 19 de junio de este año mientras dormía tras una fiesta de iniciación en el Grupo de Artillería de Monte 3 de Paso de los Libres, donde había sido destinado para iniciar su carrera militar.
La segunda autopsia, solicitada por la familia y cuyos resultados definitivos se conocerán en estos días, ratificaría que el deceso se produjo por broncoaspiración por alimentos. Es decir, el joven se ahogó con su propio vómito.
Según la acusación, Chirino fue obligado a beber alcohol en exceso y sufrió diversos maltratos, como ser forzado a arrojarse a una pileta con el agua sucia en una noche donde la temperatura rondaba los 3ºC. Los resultados preliminares del estudio determinaron que no hubo golpes, por lo cual la imputación se mantendría sin agravantes.
“Es un infierno esta casa. Desde que falta Matías, todos los días son oscuros. Mientras tanto, quienes nos arruinaron la vida pasean tranquilos por Paso de los Libres, como si nada hubiera pasado”, insiste el papá.

QUIÉNES SON LOS OFICIALES INVESTIGADOS POR LA MUERTE DE CHIRINO
Aunque el hecho fue investigado inicialmente como abuso de autoridad y abandono de persona, el juez ordenó el cambio de calificación a homicidio simple para nueve oficiales.
Se trata de los capitanes Claudio Luna, Rubén Darío Ruiz y Hugo Reclus Martínez Tárraga; el teniente primero Darío Martínez; los tenientes Exequiel Aguilar y Franco Grupico; los subtenientes Facundo Acosta, Gerardo Bautista y la subteniente Claudia Cayata.
Todos ellos cumplían funciones en la unidad militar correntina y, de ser encontrados culpables,se espera que reciban una pena de entre 8 y 25 años de prisión.
Fabián Martínez, fiscal de la causa, concluyó que hubo alguien encargado de la planificación del ritual y otros sometieron a Chirino a los abusos que desencadenaron la muerte. Del expediente surge un detalle que une a los nueve imputados: el abandono a la víctima.
Del ritual también participaron Rufino Meza y Jorge Chaile, otros dos subtenientes que -al igual que la víctima- habían sido convocados al GA Monte 3. Ambos declararon en calidad de testigos y durante siete horas relataron en detalle los abusos a los que fueron sometidos. El testimonio de ambos es clave en la causa.
“Siempre le agradezco al coronel Sergio Jurczyszyn -comandante de la Brigada de Monte XII- haber destinado a Meza y a Chaile a otros lugares, fuera de Paso de los Libres. De lo contrario, no habrían podido declarar tranquilos”, subraya Chirino. Y concluye: “Necesito que se termine este vía crucis que estamos viviendo, que la causa se eleve a juicio y darle justicia a Matías”.

Con información de TN

 

Compartir