Disautonomía, la secuela del COVID-19 que tiene la cantante Yuri

100
Incontinencia, taquicardia, temblores, ataques de ansiedad y caída excesiva del pelo son algunos de los síntomas que tiene la artista.

Yuridia Valenzuela Canseco, más conocida como Yuri, afirmó que desafortunadamente sigue con efectos secundarios derivados del COVID-19. “Fui con un neurólogo, me diagnosticaron disautonomía. No es de muerte, pero sí es muy difícil”, confesó la cantante, actriz y presentadora de televisión mexicana en entrevista con Televisa.

Es una enfermedad que presenta una serie de síntomas que pueden agobiar de distintas maneras a quienes la padecen. Es un mal funcionamiento del sistema nervioso autónomo, responsable de regular funciones como el pulso, la presión, la temperatura y la respiración.

El cardiólogo Hernán Provera (M.N. 112.732) explica a Con Bienestar que la disautonomía se puede manifestar de muchas formas, siendo la más común la sensación de debilidad. “Los pacientes sienten la sensación de que se les termina la energía, que al cuerpo le falta fuerza, tienen sueño durante el día, a veces también cefaleas frecuentes”, indican especialistas.

La Reina del Pop Latino sufría desmayos y eso la llevó a realizarse estudios, además de otros síntomas que ya enfrentaba como incontinencia, taquicardia, temblores, ataques de ansiedad y caída excesiva del pelo.

Si bien no hay cifras oficiales sobre la disautonomía, se considera que es un problema relativamente nuevo en materia sanitaria. Sin embargo, se señala que por cada un hombre 20 mujeres la padecen. Los síntomas que presentan las personas que tienen esta desregulación son variados y distintos entre cada uno de los pacientes.

Cómo se explica
Nuestro organismo tiene dos sistemas nerviosos: uno central que manejamos con nuestra conciencia y es el que permite movernos, escribir, pensar, ver, oír, etcétera, y un segundo sistema nervioso llamado autónomo que regula funciones y respuestas involuntarias del organismo.

El sistema nervioso autónomo está compuesto de dos ramas: una de ellas es el sistema simpático que regula toda la respuesta al estrés (físico), ya que activa nuestro cuerpo con taquicardia, aumento de la presión arterial, calor, dilatación de las pupilas del ojo, menor actividad intestinal, entre otras cosas y el sistema parasimpático que maneja el descanso, la relajación, el reposo y hace todo lo contrario al simpático.

Al compartir síntomas, suele ser confundida con otras enfermedades como la anemia, el hipotiroidismo, hipoglucemias e incluso depresión, por lo que cada paciente debe ser evaluado para descartar otras patologías antes de hacer diagnóstico de disautonomía.

El tratamiento, en general, consiste en modificar hábitos para llevar una rutina adecuada de ejercicio, además un alto consumo de líquidos, sal en la dieta, y medicamentos que deben ser evaluados de forma personalizada.

Compartir