Cristina Kirchner llamó a Alberto Fernández para interiorizarse sobre su estado de salud

51
La vicepresidenta se comunicó telefónicamente con el Presidente luego de su descompensación al llegar a la cumbre del G20 en Bali.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se comunicó telefónicamente con el mandatario Alberto Fernández luego del episodio en el que se descompensó producto de una gastritis erosiva que lo llevó a tener que realizarse estudios en Bali, Indonesia.

Tras la descompensación derivada del sangrado interno, el Presidente debió suspender su agenda a excepción de la bilateral con su par chino Xi Jinping.

Si bien desde el Gobierno relativizaron la situación, el mandatario redujo su agenda y durante el día de mañana solo protagonizará la reunión con Kristalina Georgieva, titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), y estará presente durante la celebración del 50 aniversario del regreso del General Perón a la Argentina, junto a Pedro Sánchez, su par español.

A pesar de la tensión existente entre la que supo ser la fórmula presidencial ganadora en 2019, Cristina Fernández de Kirchner dejó sus reclamos de lado y buscó interiorizarse en la salud del Presidente.

Desde el entorno del mandatario reiteran que no develan conversaciones privadas, pero es claro que la llamada responde a la descompensación que sufrió el mandatario y que lo obligó a permanecer en observación durante cuatro horas, luego de cancelar su agenda.

 

Alberto Fernández llegaba al Hotel The Apurva Kempinski cuando la humedad de Bali y sus altas temperaturas combinadas con el estrés de cumplir con la agenda le jugaron una mala pasada. Frente a Pedro Sánchez, Fernández tuvo un vahído, sorprendiendo así al líder del PSOE, que lo saludaba. Inmediatamente fue trasladado al Hospital Sanglah General donde evaluaron su salud.

Acompañado por sus funcionarios más cercanos, incluso por el canciller Santiago Cafiero, uno de los más leales al jefe de Estado, quien optó por no asistir a la cena de los líderes del G20 por permanecer a su lado, Alberto Fernández descansa para mañana cumplir con sus últimos compromisos antes de partir hacia Madrid.

En una escala que tendrá una duración de diez horas, se recluirá en la embajada a cargo de Ricardo Alfonsín para seguir vuelvo a la Argentina.

«El sangrado me generó una baja de presión, pero estoy bien», expuso horas después en un breve cruce con la prensa.

Luego del episodio, Fabiola Yañez, su pareja, fue notificada e intercambió unas palabras con él.

Compartir