Carrió dijo que “el odio empezó con el kirchnerismo” y que Cristina «debería renunciar» por la causa Obra Pública

84
La dirigente de la oposición, que repudió el atentado, también calificó de “amenaza mafiosa” el pedido del diputado José Mayans de anular el juicio contra la vicepresidenta.

La líder de la Coalición Cívica (CC), Elisa Carrió, tuvo duras palabras contra el oficialismo y apuntó directamente contra Cristina Kirchner. Por un lado, aseguró que “el odio empezó con el kirchnerismo”, luego de que diversos dirigentes del Frente de Todos deslizarán que una de las casusas del atentado con la vicepresidenta fuese por la demonización de su figura por los medios de comunicación, la oposición y Justicia.

“Ya sabemos quiénes generan odio, el odio empezó con el kirchnerismo. Yo pasé por un montón de presidencias en la Cámara de Diputados y, excepto con (Emilio) Monzó, que me negó la palabra, me llevé bien con todos. Esa diferencia entre peronismo y antiperonismo es mentira”, apuntó, aunque reconoció que “es cierto que hay que bajar los decibeles, tanto de un lado como del otro”.

En paralelo, Carrió calificó de “amenaza mafiosa” a las declaraciones de José Mayans. En las últimas horas, el jefe del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Senadores había argumentado que el juicio contra la ex mandataria en el marco de la causa conocida como Vialidad por el desvió de fondos públicos, “debería ser parado en forma inmediata” porque es “el germen de la violencia extrema”.

No hay paz sin justicia, porque, justamente, lo que hace la Justicia es restaurar la paz. En consecuencia, la división de poderes, el estado de derecho, los juicios (son importantes). Nosotros somos ciudadanos, aparte de funcionarios, y tenemos que someternos a la Justicia y confiar en que nuestros abogados nos van a defender”, agregó la dirigente de Juntos por el Cambio.

En ese sentido, durante una entrevista televisiva, pidió que Cristina Kirchner renuncie a su cargo como senadora para afrontar el proceso judicial sin la protección de los fueros. “¿Qué tendría que hacer Cristina Kirchner como ciudadana de la Nación y dignataria? Debería renunciar, someterse a la Justicia, confiar en la defensa y esperar que la historia, la Justicia y su conciencia la absuelvan”, argumentó.

Y agregó: “Eso es lo que yo hice cuando fui citada a juicio oral en 2007 por una causa que no llevaba condena. Aquél marzo me senté, hice una conferencia y dije: ‘Dejo la diputación nacional para no tener ningún fuero ante el juicio que se avecina’. Me dijeron que estaba loca y preguntaron de qué iba a vivir. Yo les dije que ya iba a ver. Pero es la actitud que tiene que tener éticamente cualquier dignatario”.

Carrió también marcó que Cristina “no tiene la conciencia limpia” y, por lo tanto, anticipó que no dejará su cargo político. “Ella no está libre en su conciencia. Y va a estar presa de ella hasta que muera”, amplió.

El intento de magnicidio de Cristina Kirchner

La referente de la CC hizo un párrafo aparte y analizó el ataque que la vicepresidenta recibió cuando ingresaba a su domicilio. En ese trayecto, el pasado jueves por la noche, un hombre se inmiscuyó entre un grupo de militantes que la esperaba, le apuntó con un revólver en la cabeza y le gatilló, pero sin efectuar disparo ya que, si bien estaba cargada, no había una bala en la recámara, explicaron las investigaciones policiales.

Al respecto, Carrió pidió “técnicos en comunicaciones» y dijo: «Esa foto es demasiado precisa. Pudo haber otra persona con éste para enfocar lo que fue un intento de magnicidio”. Además llamó “a la reflexión a los que dicen que todo estuvo todo armado” y remarcó que “hubo una pistola en la cabeza de la vicepresidenta y ese es un hecho que nadie puede discutir, porque sino entramos en la locura”.

Se trató de Fernando Andrés Sabag Montiel, de 35 años y origen brasileño. Según los datos que se recopilaron tras su detención, es un trabajador ambulante que vive en Argentina desde 1993. Además, se le encontraron tatuajes relacionados con el nazismo y un historial de antecedentes penales en el uso indebido de armas de fuego.

En las últimas horas, sin embargo, la causa se entorpeció luego de que –por razones desconocidas– el celular del atacante se haya formateado sin dejar información alguna y de que no se encontrarán huellas suyas en el arma secuestrada ya que “habría sido manoseada por diversas personas en el medio del tumulto de su detención”. Además, fue detenida su pareja Brenda Elizabeth Uliarte, acusada de cómplice.

Compartir