Buscadores de metales hallaron un tesoro de la época colonial

83

Macuquinas de plata, balas de cañón, medallas jesuíticas y partes de armas de avancarga, de los siglos XVI y XVII, son algunas de las piezas encontradas en esa ciudad de Santa Fe. «Esta actividad no es lucrativa, es un hobby», indicó uno de los «detectoristas».

Macuquinas de plata, balas de cañón, medallas jesuíticas y partes de armas de avancarga, de los siglos XVI y XVII, son algunas de las piezas encontradas bajo tierra en Rosario y sus alrededores, por modernos ‘detectoristas’, o buscadores de objetos históricos.

En la ciudad de Rosario existen cerca de 50 ‘detectoristas’, tal como se autodenominan, puesto que para hallar objetos metálicos bajo la tierra utilizan precisamente un instrumento electrónico llamado detector de metales.

«Esta actividad no es lucrativa, es un hobby, pero produce adrenalina por la expectativa de hallar algún objeto o tesoro metálico bajo la tierra», contó Alberto Chiaramonte, ‘detectorista’ local con oficio y algunos hallazgos importantes.

Chiaramonte, que se inició con un detector básico hace seis años » sin saber nada de la actividad», dijo que terminó convirtiéndose » en un estudioso de las monedas y armas» históricas, que fue encontrando bajo tierra rosarina y entrerriana.

Detalló que entre los hallazgos más importantes, se encuentran «macuquinas del siglo XVI y XVII, balas de cañón, algunas partes de armas de avancarga, estribos, balas de avancarga, hebillas y medallas jesuíticas».

«Lo más interesante son las macuquinas, primeras monedas que se hicieron en América, que no tienen la forma redonda de las monedas actuales, sino que son pedazos de metal (plata) que se golpeaban con un cuño», explicó.

«Lo importante de estas monedas que se hacían en Potosí y Lima, era el peso, los gramos de plata», subrayó, al tiempo que agregó que las macuquinas se hallaron en esta zona «porque en aquella época, Rosario fue posta de diligencias».

Dijo que esas monedas encontradas «llevan escrito el año y el monograma del Rey, las de medio real, tienen el monograma de Felipe V, y eso indica que son de los años 1.720 al 1.740».

En ese marco, Chiaramonte relató que días pasados, junto otros ‘detectoristas’ rosarinos, en un campo de las inmediaciones de esta ciudad, hallaron «una macuquina, estribos y una moneda de plata, acuñada en Bolivia».

Fuente: Crónica