Ampliación de la Corte: el Senado aprobó la reforma que impulsa CFK

64

El oficialismo obtuvo los votos con ayuda de tres senadores de otros blo­ques. JXC se opuso y apuntó a que sólo se busca proteger a la vicepresidenta.

En una sesión en don­de estuvo muy presente en los discursos la ausencia de Cristina Kirchner, el Frente de Todos logró media san­ción al proyecto de ley de ampliación de la Corte Su­prema de Justicia.

Por un total de 36 votos afirmativos contra 33 nega­tivos, el oficialismo obtuvo una victoria en el Senado de la Nación y pasó a la Cámara de Diputados el proyecto que establece llevar la conforma­ción del máximo tribunal de 5 a 15 miembros.

Para poder alcanzar el quórum y los votos necesa­rios, el oficialismo contó con el apoyo de la riojana Clara Vega, el rionegrino Alberto Weretilneck y la misionera Magdalena Solari Quintana.

Luego de más de seis ho­ras de debate, el Frente de Todos, con la ayuda de tres senadores de bloques uni­personales de la oposición, obtuvo la media sanción de la norma que hace seis meses el kirchnerismo venía empu­jando en la Cámara alta.

Los discursos del oficialis­mo apuntaron a la necesidad de ampliar la cantidad de números porque «no se pue­den dejar en manos de sólo cuatro personas las defini­ciones del máximo tribunal». Pero luego fueron elevando el tono y apuntaron a las capacidades morales de los miembros.

«De los cuatro miembros que hay hoy en la Corte, dos definen absolutamente todo, se votan a sí mismos. ¿Esta es la Corte que queremos? Tenemos que tener otra, no por nosotros, sino por la de­mocracia y por el gobierno que será electo en el 2023?, dijo el senador Oscar Parri­lli, quien, minutos después, agregó: «Tenemos una Corte en la que están enfrentados entre ellos. Dos aceptaron ser nombrados por decreto, se denuncian entre ellos. De los cuatro miembros que hay, dos definen todo y se votan a sí mismos».

Parrili les apuntó y los señaló mafiosos. «De los miembros de la Corte, tres son mafiosos y uno es corpo­rativo, defiende intereses de las corporaciones -por Car­los Rosenkrantz-«.

La primera medida que tomó el oficialismo fue de­volver a la Comisión de Acuerdos los pliegos de los jueces que estaban previstos acordar y avanzar directa­mente con el tratamiento del proyecto de ley de amplia­ción de la Corte Suprema.

El senador Guillermo Snopeck fue el encargado de abrir el debate y luego de un largo discurso, en donde hizo referencia al federalis­mo, algo que quedará para la reglamentación de la norma respecto de la proceden­cia de los jueces a nombrar, adelantó que el proyecto a debatir eleva a 15 miembros la cantidad de jueces del máximo tribunal, de los que 8 tienen que ser mujeres.

La primera respuesta lle­gó de la senadora de Juntos por el Cambio por Tucumán Beatriz Avila, quien luego de hacer referencia a que no es un tema de la agenda «de la gente», adelantó que el in­terbloque de Juntos por el Cambio iba a rechazar el dic­tamen. Luego señaló que el debate de este proyecto «no es el mejor homenaje a Nés­tor y Cristina Kirchner, quie­nes con mucha vehemencia apoyaban que la Corte tenga 5 y no 9 miembros».

«El oficialismo tiene un TOC con el Poder Judicial que de ninguna manera po­demos aceptar», sentenció la senadora que calificó como «pobre» la redacción del pro­yecto.

El senador Martín Lous­teau tuvo uno de los discur­sos más críticos del proyecto al señalar que «el objetivo de esto es tener una Corte que funcione en bandos. Si de verdad quieren acelerar los procesos y ser más federa­les, traspasen la Justicia a la Ciudad de Buenos Aires, que es lo que les dice la Corte», agregó.

El senador radical advir­tió: «En julio de 2020 ya de­batimos una reforma judi­cial que iba a costar miles de millones de pesos. Después, en plena pandemia, discuti­mos una reforma al Ministe­rio Público Fiscal, y aún no tenemos procurador por las diferencias entre ustedes», concluyó Lousteau.

Compartir